PERSPECTIVA

Dentro de esta sección se tratan temas conforme a la profesión u ocupación del colaborador, es decir, el colaborador trata un tema que esté en boga en su área en la que se desenvuelve día a día. El objetivo inicial de esta sección es dar a conocer el punto

Pornografía y venganza en redes sociales

Por Fernando de la Fuente Presidente de la Fundación Sofía México A.C.

El término sexting es el resultado de la conjunción de las palabras en inglés sex y texting; igualmente, es un anglicismo que se usa para referirse al acto de enviar mensajes explícitos de contenido erótico o pornográfico. También se le llama sexting al envío a través de plataformas digitales de fotografías, videograbaciones y sonidos con alto contenido sexual explicito.

El sexting no es un fenómeno nuevo; sin embargo, su uso se ha popularizado recientemente, y su peligro también, ya que una vez que se envía una imagen, videograbación o sonido por medio de un teléfono celular o dispositivo móvil, ya no pertenece a la persona quien lo envía y lo que pueda ocurrir con este material, estará fuera de control por tiempo indefinido, generando daños graves e irreversibles a la integridad de la persona a quien pertenece el contenido difundido. Lamentablemente la mayoría de estos contenidos terminan haciéndose públicos con toda la humillación y vergüenza hacia la persona quien los envió originalmente, generando así en la mayoría de los casos la pornografía de venganza. Las consecuencias de la pornografía de venganza comprenden humillación pública, crisis de ansiedad, depresión, pérdida de autoestima, mala fama, problemas alimenticios, la atracción de los depredadores sexuales o pederastas, ser víctima de chantaje sexual y en algunos casos el suicidio, sin importar la edad o el género.

Además, los actos privados realizados, fotografiados y grabados en la intimidad de los noviazgos o matrimonios, pueden convertirse en un arma malévola, cuando hay roturas sentimentales o divorcios, al exhibirlos como despecho o chantaje, generando, así, la pornografía de venganza, recurriendo a lo más dañino de las relaciones humanas provocando vergüenza al prójimo en un acto de crueldad sin precedente, y no solo es un acto de crueldad, es un crimen. Y quizá lo peor de todo, es que es un crimen cuyo castigo no corresponde con el daño tan grave que ocasiona al afectado.        

Desafortunadamente, la incidencia de sexting es mayor en las mujeres, y los usuarios de las páginas pornográficas en donde generalmente se suelen publicar las imágenes que se suben a internet o las que se hacen virales en redes sociales como Facebook, Instagram y WhatsApp.

El papel de los padres de familia es muy importante en la prevención contra el sexting y la pornografía de venganza, por lo tanto, es necesario que hablen con sus hijos y tomen medidas concretas y drásticas contra este mal. El hecho de que los hijos sean menores de edad, no les exime ni a ellos ni a sus padres de las responsabilidades asumidas, cuando utilizan el sexting o la pornografía de venganza en contra de sus semejantes.

contacto@fundacionsofiamexico.org

Facebook: Fundación Sofía México

Instagram: @FundaciónSofíaMéxico