PERSPECTIVA

La ciencia de la felicidad

La industria de las bodas en México

Por Balta Villarreal DIRECTOR TISCARENO BRIDAL COUTURE SLP

Para las familias mexicanas, una boda es el pretexto perfecto de hacer una fiesta en grande, los novios pasan meses planeando este gran acontecimiento. Existen muchas tradiciones en una boda mexicana, pero ese tema lo dejaremos para otra ocasión, de momento me gustaría platicarles sobre todo lo que esta atrás de una boda, la industria nupcial.

En nuestro país se realizan alrededor de 600,000 bodas al año, mientras el número de matrimonios ha ido a la baja en los últimos años, los gastos del evento han ido al alza, lo que significa que es un gran mercado para atender y cada día se abren nuevos nichos dentro de esta industria, un ejemplo rápido serían las bodas igualitarias. El 90% de las empresas que participan en el diseño y producción de las bodas son PyMEs, que atienden a un mercado que ha ido en crecimiento y no sólo se trata de ser el proveedor, sino de crear experiencias únicas y casi mágicas para los novios y sus invitados.

Según datos de la Profeco de 2015, el costo de una boda promedio mexicana va de los 80,000 a los 440,000 pesos, hago énfasis en que es un promedio, ya que son más las parejas que gastan 200,000 que las que destinan más de un millón para su evento y, de igual manera, la cifra aumenta cada año.

El presupuesto de la boda abarca desde los trámiles legales, pasando por la vestimenta de los novios, anillos, invitaciones, foto y video, banquete, sede del evento, wedding planner, ambientación, decoración y más, lo que no entra aquí es la luna de miel. Realmente estos números pueden variar mucho de una a otra por muchos factores, como el número de invitados, la duración de la boda, la sede de los proveedores contratados (todo lo foráneo implica viáticos y logística de transportación). La mayor parte del presupuesto se utiliza en la fiesta.

Como en todo, existe la temporada alta y baja de bodas, registrándose hasta un 30% de variación de precios en algunas cosas de una temporada a otra.

Día a día los gustos de los novios cambian, y, para poder seguir dentro de una industria tan competida, donde las bodas, más que un evento social, puede llegar a ser aspiracional, es necesario tener creatividad, flexibilidad y altos estándares de calidad en los productos o servicios que se ofrecen.

La misión, o incluso obligación de quienes estamos dentro de la industria nupcial es simplificarles la vida a los novios, recordemos que actualmente ambos trabajan y necesitan usar el tiempo eficientemente para planear la boda sabiendo que hay profesionales trabajando para que todo quede espectacular y como lo soñaron en su gran día.

Dato curioso: El vestido de novia llamado “El Diamante”, un diseño realizado entre la diseñadora Renee Strauss y el joyero Martin Katz, en 2006, tiene un costo de 12 millones de dólares y un total de 150 quilates de diamantes.