CULTURA

EN ESTA SECCIÓN TE INFORMAREMOS DE LOS EVENTOS CULTURALES MÁS IMPORTANTES DE LA CIUDAD Y, EN OCASIONES, DEL MUNDO. ASIMISMO, ESTAREMOS TRABAJANDO ESTRECHAMENTE CON DISTINTOS ÓRGANOS TALES COMO LA SECRETARÍA DE CULTURA Y EL DEPARTAMENTO DE DIFUSIÓN CULTURAL

Una revisión a la cuentística femenina de Clarice Lispector

Ulises Hernández

Con seis libros de cuentos (Lazos de familia, La Legión Extranjera, Felicidad clandestina, El viacrucis del cuerpo, ¿Dónde estuviste de noche? y La bella y la bestia), la escritora brasileña de origen ucraniano, Clarice Lispector (1920 – 1977), dejó un legado irrepetible de narraciones que afrontan la cotidianidad de las mujeres y la conciencia de los seres humanos y, a veces, hasta de los animales. Con una prosa delicada, pero recia que cala hasta los huesos, Clarice Lispector sabe llevar al lector activo (nunca pasivo) a los más oscuros lugares de la conciencia humana: sus temores, sus deseos, sus alegrías, etcétera. 

En 2013, la editorial española Siruela (fundada por Jacobo Siruela) conmemoró la obra de Clarice Lispector con la publicación de sus relatos en la antología Cuentos reunidos, en la que figuran los seis libros de cuentos (en este trabajo solo analizaré tres de ellos) con un magnífico prólogo de Miguel Cossío Woodward (1938) y las traducciones del portugués de los poetas Cristina Peri Rossi (1941), Juan García Gayó (1932), Marcelo Cohen (1951) y Mario Morales (1936 – 1987). La obra con la que abre Cuentos reunidos es Lazos de familia (1960), en donde hay inscritos trece cuentos; en donde los personajes, todos ellos femeninos en su mayoría, son presas de su vida cotidiana (“Devaneo y embriaguez de una muchacha”, “Amor” y “La imitación de la rosa”), la infancia como inicio del sufrimiento (“Comienzos de una fortuna”) y la vejez y soledad de la mujer (“Feliz cumpleaños”), estos son los temas principales de la literatura temprana de Lispector; propiamente de Lazos de familia. En dicho libro las mujeres son presas fáciles de los sentimientos y las emociones que atraviesan su conciencia desde que se levantan de la cama por las mañanas hasta que sus maridos llegan a casa en la noche. La mirada infantil dentro de los relatos también son parte del mundo narrativo de la autora brasileña, en cuentos como “El búfalo”, en donde una mujercita va al zoológico y ve a un búfalo que está recostado en su hábitat, desde un punto filosófico comienza preguntarse cómo es que la vida a veces suele ser tan monótona, tan pasivamente agresiva; para que el desenlace del cuento sea la muerte de la misma a través del búfalo. 

En otro de los libros antologados en los Cuentos reunidos, tenemos La Legión Extranjera (1964), forman también trece cuentos, en los que la figura de la mujer está configurada a manera de sufrimiento, de deseo, de tristezas infinitas, de alegrías efímeras. La mujeres de La Legión Extranjera son madres que luchan por su vida junto con sus hijos, de niñas que apenas prueban las mieles de la vida (“Los desastres de Sofía”), de gallinas que no encuentran ni saben el sentido de la vida, cabe recalcar que Clarice Lispector usa la metáfora del huevo y el motivo de la gallina para humanizar el pensamiento animal y su visión objetiva de la vida, ¿qué es el ser para los animales? También el motivo del caballo se verá en uno de sus más famosos relatos: “Seco estudio de caballos”, incluido en ¿Dónde estuviste de noche? (1974). 

Un tercer libro nos ocupa en este trabajo, es Felicidad clandestina (1971). Lispector ya desarrolla una filia por enlistar solo trece cuentos en su obra, mismos que en el leitmotiv de la misma se hace ver a la mujer como portadora de desgracias, de desolación y, hasta cierto punto, de pasiones fugitivas. “Felicidad clandestina” es el relato que abre el volumen de cuentos; en él sabemos de dos amigas, de las cuales el narrador omnisciente nunca menciona su nombre de pila de ambas. La historia es sencilla: dos niñas. Una con los bajos deseos de robar un libro, y la otra, una niña consentida que no quiere prestar dicho libro. Al final, la primera consigue su cometido y todo es una maravilla de cuento. “Come, hijo mío”, narra la historia de una madre que es cuestionada por su pequeño infante sobre el sentido de la vida, cayendo de nuevo en la introspección de la filosofía, la pregunta del porqué de todo. Con temas cortazarianos, “Una esperanza” es un relato con tintes fantásticos. Una madre, de pronto, forma parte del suceso extraño del cuento: la aparición de una esperanza en la cocina de la casa en la que se desarrolla la diégesis del cuento. La animalización/cosificación de la esperanza como algo que tiene vida es el punto clave para el entendimiento de la historia y para asegurar que hay un ser fantástico. Se mueve, se atrapa, respira, cuando de pronto una araña amenaza la vida de la esperanza; la madre experimenta el nacimiento de una esperanza nueva a través de su hombro y queda expectante al final del relato. El cuento que cierra este libro es la hermosa historia de amor y celos, titulado “El primer beso”. Una pareja de amantes experimentan el amor en carne propia, lo que conlleva el amor, parafraseando a Lispector, los celos. A través de la narración, la autora nos lleva de la mano para sentir ese primer beso que embruja a los enamorados, también nos hace reflexionar sobre cómo es que pertenecemos a una persona, y que celosamente creemos que nos pertenece. La ilusión del amor en todo su máximo esplendor. 

Leer a Clarice Lispector desata furia, provoca emociones, disipa toda duda y hace que estas su conviertan en respuestas. Adentrarnos en la psique femenina siempre es un reto, pero a la vez un placer que logra paladearse con entusiasmo, para así llegar a un punto en donde todas las respuestas logren tomar sentido. Porque como las mujeres de sus cuentos, siempre estamos en busca de una felicidad clandestina, o en su defecto, de un viacrucis del cuerpo. 

 

Bibliografía 

Lispector, Clarice. Cuentos reunidos. Madrid: Siruela, 2013. Impreso.