FINANZAS

FINANZAS

Finanzas públicas: Calificaciones Quirografarias

Lic. Rodrigo Portilla Díaz Tesorero Municipal H. Ayuntamiento de San Luis Potosí


 

Al hablar de calificaciones quirografarias nos referimos capacidad de los municipios y estados para hacer frente a las obligaciones financieras con las que los gobiernos cuentan actualmente. Las calificadoras evalúan un año de administración con proyecciones al siguiente año basándose en distintos rubros; ingresos, egresos y deuda, principalmente. En cada uno de estos se evalúan los planes de acción de los gobiernos para tener unas finanzas sanas. Principalmente, evalúan la capacidad de disminuir el pasivo sin dejar de responder al flujo que se genera diariamente.

Sirven como un indicador para que instituciones financieras privadas o públicas puedan conocer los riesgos que existen en los gobiernos cuando estos buscan un crédito y así poder emitir una sobretasa a la Tasa de interés interbancaria equilibrada (TIIE).

En México, existen siete calificadoras que cumplen con los estándares que son marcador por la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Cada una de ella poseen sus propios niveles de evaluación y se basan en largo o corto plazo, principalmente; aunque existen más de veinte tipos de calificaciones. Una calificación baja puede significar que el emisor se encuentra en default y es altamente probable a que pueda caer en incumplimiento a las obligaciones crediticias, al contrario de una alta calificación que significa que el emisor se encuentra con gran capacidad de pago y cuenta con un mínimo de riesgo crediticio.

Además de las calificaciones otorgadas, se evalúan las proyecciones que puedan tener los gobiernos en el año actual, esto quiere decir que, si la calificación es negativa, pero cuenta con una proyección positiva, significa que el actual gobierno tiene buena planificación en las finanzas o que la economía está teniendo un alza, lo que significa que para el siguiente año su riesgo crediticio será menor. En viceversa, si hablamos de una calificación positiva, pero con una proyección negativa, puede significar que el siguiente año estará aumentando su riesgo crediticio o que recientemente contrataron un crédito con condiciones desfavorables o riesgosas para la administración actual.

Se debe de trabajar mucho en grandes campañas de recaudación para poder mantener unas finanzas favorables, el impuesto predial es el principal ingreso de todos los municipios y muchos no cuentan con una planificación adecuada en sus zonas para conocer cuál es el costo real que paga cada ciudadano por los servicios públicos que se les brinda diariamente. A su vez, se debe trabajar en políticas de pago estables, no gastar más de lo que se ingresa para poder llevar un equilibrio en conjunto con los ingresos. Con estos dos factores funcionando positivamente harán que las calificaciones que se emitan puedan ir aumentando año con año.

Actualmente, es casi una obligación para todos los gobiernos (estatales y municipales) trabajar en conjunto con dos calificadoras distintas, para obtener diferentes puntos de análisis y opiniones de cada una de ellas. Servirán para conocer cómo está funcionando actualmente el gobierno, si las acciones que se están llevando a cabo funcionan de manera correcta o si los planes a futuro que se tengan pensados en implementar serán una buena opción para la administración.