CONOCE SAN LUIS

Aquí te daremos a conocer lugares, personas y proyectos que sobresalen dentro o en los alrededores de nuestra ciudad. Esto siempre con el propósito de darte a conocer detalles poco conocidos que hacen a San Luis una ciudad única.

COLECTIVO MERAKI

Por Jonathan Cortés

Si no vives para servir, no sirves para vivir. Es una frase con la que muchos se identifican; además, es uno de los principios por los que comenzó este gran proyecto: Colectivo Meraki.                                                                      Meraki es un concepto para inspirarnos, es una palabra de poder y un concepto capaz de impulsarnos adelante e inspirarnos a crecer y, también, celebrar el crecimiento; el griego moderno lo define como hacer algo con amor y creatividad, poniendo el alma en ello.               

Somos un grupo de voluntarios con ganas de cambiar a México, romper paradigmas, demostrar las grandes cosas que se pueden lograr a través de una sonrisa y buena actitud.  Buscamos generar un cambio en la sociedad, concientizando, promoviendo y llevando a cabo acciones altruistas en apoyo a quien más lo necesita, con ayuda de nuestro niño interior, ese niño que la mayoría de las veces se nos olvida que ahí está.  Nuestro espíritu altruista no nos permite enfocarnos a una sola causa social, es por eso por lo que ofrecemos nuestro apoyo a cualquiera que nos necesita: visitamos asilos, acudimos a comunidades afectadas por desastres naturales llevándoles cosas que necesiten o que perdieron. Visitamos a comunidades en situación de pobreza proporcionándoles atención médica, conocimientos financieros/administrativos, talleres lúdicos orientados al aprendizaje, ropa y artículos de la canasta básica. Visitamos hospitales, jugamos, platicamos, distraemos a los pacientes durante su tratamiento. Llevamos a niños de casas hogares a lugares externos en donde puedan aprender y divertirse, como el cine y los museos; y luchamos por la inclusión de las personas con alguna discapacidad.

Los voluntarios son luz en medio de la oscuridad. Ellos toman su tiempo y energía para ponerse al servicio de otros sin pensarlo. Son personas que se detienen un minuto a observar las necesidades de su entorno y rápidamente ponen manos a la obra para satisfacerlas sin pedir nada a cambio. Son humanos. Humanos cuya fuerza parece no tener límites. El beneficio que reciben va más allá de lo económico, es esa sonrisa que logras sacarle a un paciente durante su quimio, el abrazo lleno de amor que te da una persona con síndrome de Down, el cansancio después de jugar con alguien con autismo, las lágrimas de agradecimiento de las personas que pensaron que nunca serian ayudadas después de perderlo todo, las pláticas llenas de experiencias de los abuelitos, la satisfacción que sientes al ver que inspiras a más personas a unirse a esta causa. Un merakiano no sólo es un voluntario, sino que es un emprendedor social, un líder que cambiará a México, porque a México lo cambiamos nosotros, no los políticos, no las élites, no las grandes masas.

Meraki va más allá de una organización, es una familia que se apoya y se cuida, celebramos el crecimiento personal y alentamos a seguir superándose. Buscamos la autorrealización como filosofía de vida y motor de toda acción que podamos emprender. De esta forma, Meraki se convierte en el corazón del engranaje que mueve nuestra cadena de valores.

El objetivo de llevar amor a tantas personas no sólo se ha cumplido, sino que hemos trasado muchas metas, un apoyo desinteresado por parte de muchas personas que creen en esta noble causa y que con mucha fe nos ha impulsado a seguir creciendo y mejorando cada día más, todos podemos ser parte de este mensaje de amor que se llama Meraki: “ama lo que haces, haz lo que amas”.