SANAMENTE

Esta sección está dedicada al bienestar tanto físico como mental y emocional. Te hablaremos de temas relevantes con respecto a la salud.

Los peligros del hígado graso

Artículo tomado de la Revista Moi

Dos de los principales problemas de salud de México son la obesidad y el sobrepeso: 70% de la población tiene alguna de las dos y representan la quinta causa de muerte en el país. Ya te hemos dicho que esos kilos de más dañan tu corazón y te tapan las arterias, pero, ¿qué crees?, también afectan gravemente tu hígado.

La cirrosis hepática por hígado graso no alcohólico es la 2nda causa de enfermedad hepática en México.

50% de los mexicanos con obesidad y sobrepeso tienen hígado graso.

Si bajas 10% de grasa, las funciones metabólicas de tus órganos mejoran más del 50%.

El hígado es un órgano vital. Recibe más de un litro de sangre por minuto para poder desempeñar funciones importantísimas como:

-Eliminar toxinas, drogas, alcohol, medicamentos y bacterias de la sangre

-Almacenar energía como azúcar, en forma de glucógeno, y vitaminas D, A, E y K

-Ayudar en el proceso de coagulación

-Producir agentes inmunizantes para protegerte contra infecciones

-Generar bilis para la digestión de las grasas

La grasa visceral se encuentra dentro de la cavidad abdominal (del ombligo hacia arriba) y se va infiltrando en las vísceras de la zona, especialmente en el hígado. Su presencia compromete la función adecuada de los órganos.

En términos médicos se le conoce como enfermedad hepática grasa no alcohólica o EHGNA y se refiere a la acumulación de grasa en las células del hígado. Se diagnostica cuando la grasa visceral sobrepasa el 5% del peso total del hígado, que es de 3kg aproximadamente. Es MUY importante recalcar que esta condición no solo se genera por consumir grasas o alcohol (que al final es azúcar), sino también por comer demasiados carbohidratos.

Sus principales potenciadores son:

Sobrepeso y obesidad

Síndrome metabólico (aumento de la grasa abdominal, resistencia a la insulina, hipertensión y niveles altos de triglicéridos)

Apnea del sueño

Diabetes tipo 2 (riesgo intermedio de EHGNA y 20% de cirrosis)

Síndrome de ovario poliquístico

Hipotiroidismo

Síntomas:

En general, no presenta signos ni síntomas característicos, pero si tienes alguno de estos, es mejor tener cuidado e ir al doctor:

Agrandamiento del hígado

Fatiga crónica

Dolor en la zona superior derecha del abdomen

Hinchazón abdominal (ascitis)

Vasos sanguíneos dilatados, justo debajo de la superficie de la piel

Bazo dilatado

Palmas de las manos rojas

Color amarillento en la piel y en los ojos

¿Cómo lo prevengo?

Para reducir el riesgo de desarrollar EHGNA:

-Mantén un peso saludable, con una dieta equilibrada, ejercicio o, en casos extremos, con cirugía bariátrica.

-Vacúnate contra hepatitis A y B

-Realízate ultrasonidos de hígado y vías biliares, y un estudio de química sanguínea de 27 elementos.

-Revísate mínimo una vez al año, sobre todo si tienes obesidad o sobrepeso.