SANAMENTE

Esta sección está dedicada al bienestar tanto físico como mental y emocional. Te hablaremos de temas relevantes con respecto a la salud.

Prevención del suicidio de los Servicios de Salud de San Luis Potosí

Por Psic. Milton Carlos Ramos Guardiola

De acuerdo con la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y la Organización Mundial de la Salud, cada año más de 800,000 personas mueren por suicidio y hasta 25 veces más quienes hacen un intento. Detrás de estas estadísticas están las historias individuales de aquellos que, por diversas razones, han decidido ponerle fin a sus vidas.

Cada uno de estos individuos es parte de una comunidad; algunos pueden tener participación en esta, tener una red de familiares, amigos, colegas de trabajo o compañeros de escuela; otros no necesariamente tienen estas características, sino más bien aislados, con sentimientos de soledad y desesperanza. Independientemente de las circunstancias, las comunidades tienen un papel importante que desempeñar en el apoyo a quienes son vulnerables.

El suicidio se considera como la muerte más prevenible, por lo cual, como miembros de la sociedad, es importante poder validar a estas personas a través de la palabra, de la escucha, del simple acompañamiento y animarlos a contar su historia a su manera y en su propio ritmo. 

Las personas sobrevivientes de un intento de suicidio aportan acerca de cómo las palabras y acciones de los demás son importantes. A menudo hablan acerca de llegar al punto en el que no podían ver otra alternativa que terminar con su propia vida, y sobre los días, horas y minutos que conducen a esto. Habitualmente, describen darse cuenta de que no querían morir; sino al contrario, querían que alguien interviniera y los detuviera. Muchos dicen que buscaron activamente a alguien que pudiera sentir su desesperación y preguntarles si estaban bien.

En ocasiones, expresan que hicieron un pacto con ellos mismos, que si alguien preguntaba si estaban bien, les dirían todo y les permitirían intervenir. Desgraciadamente, con frecuencia reflejan que nadie preguntó.

Una prevalencia importante de estas personas acudieron a servicios de atención clínica pública o privada esperando ser detectados y ayudados. Generalmente, dicen que si alguien se hubiera tomado un minuto para voltear a ver a esa persona para otorgarle la atención necesitada, así como apoyo, la trayectoria en la que se encontraban podría haberse interrumpido.

Otro factor que disuade a la gente de iniciar la conversación es que se preocupan de que pueden empeorar la situación. Una vez más, esta vacilación es comprensible; abordar el tema del suicidio es difícil y hay un mito de que hablar de este tema con alguien puede poner la idea en su cabeza o desencadenar el acto. La evidencia sugiere que este no es el caso. Estar cuidando y escuchando con un oído no crítico es mucho más probable que reduzca la angustia que exacerbarla.

Los Servicios de Salud ha implementado acciones preventivas, de atención y seguimiento, como lo son: “Campaña Amor por la Vida” y “Escuela Yo: Prevención del Suicidio”; así como la conformación de los Comités Interinstitucionales para la Prevención Integral de Suicidio (CIPIS), todas con la intención de abordar el fenómeno del suicidio en San Luis Potosí.